Archivo de la etiqueta: beneficios del yoga

Abriendo espacios desde el Yoga

“Estaba tumbada boca arriba. Se suponía que iba a ser el momento más gratificante de la clase que me dedicaba aquella mañana de verano. Cerré los ojos y amplié la mirada interna a todo lo que me ofrecía una de mis posturas favoritas: savasana, o traducida “el cadáver”. Estaba confiada, entregada de nuevo al proceso, rindiéndome por completo a la experiencia del yoga. De repente, una voz sabia dentro de mí dijo “sí” y desde ello, sin que mi mente controladora pudiera casi reaccionar, algo abrió. Y algo empezó a fallecer. El arquetipo de la muerte se evidenció y una apertura que conlleva cambio, movimiento y renovación constante, se desplegó desde lo más profundo. Y me solté y me dejé ir…” Sigue leyendo

Lugares de poder

¿Qué es el poder hoy? La mirada de la yoguini

En estos tiempos el panorama político y social anda bastante cargado: elecciones que se aproximan, todos los programas políticos prometiendo los cambios definitivos para salir del agujero y casos varios (y variados) de alteraciones de la ley a favor de acumulación de dinero y poder.

Sin añadir mucho más a lo que ya anda por ahí (en mi blog no quiero hablar de ese tipo de política), reflexionaba estos días sobre un significado más profundo de todo este torbellino de ideologías encontradas, estas amalgamas de acciones que conllevan reacciones instantáneas sin tiempo para la asimilación. En resumen, un popurrí de enfoques polarizados cargados de desencuentros, luchas y agresiones que, en demasiados casos, no tienen en cuenta a quien realmente tienen que tener.

Sigue leyendo

¿Es el yoga una necesidad?

La tradición de crear necesidades

Me decido a escribir esta reflexión desde la sensibilidad y la incomodidad que me crean estos días de fiestas, comilonas y consumismo exacerbado. luz

Soy de las que el cambio de ciclo y la conexión con lo simbólico lo viven más desde la luna nueva, el solsticio de invierno o la primavera, pero aún así las navidades no pasan desapercibidas para nadie.

Intento entonces observarlas a través de la “conciencia testigo” (con bastante dificultad la verdad), una propuesta yóguica que desarrolla la toma de conciencia sin juicios, apegos ni rechazos.

Lo más significativo para mí de la escucha de estas fiestas pasa por evidenciar la base frágil y ficticia del escenario que nos mueve dentro de un modelo de consumo que, considero, hace tiempo que se nos fue de las manos. “Ser” desde el tener y acumular, forzados varios de caretas maquillando sonrisas, simulacros de palabras sin corazón o negaciones a lo que de verdad siento. Con el añadido, como no, de un sistema de mercado apretujando al máximo la venta, el beneficio y las técnicas variadas para que te decidas desde la instantaneidad y el automatismo por el imprescindible producto: “Compre ya!!”, “No lo dude!!”, “Justo lo que andabas buscando!!”. Sigue leyendo

Satya, la conexión con lo verdadero desde el yoga

El aporte de lo sincero

Uno de los elementos que más agradezco de mi práctica cotidiana de yoga es la conexión que me ofrece con la Verdad, con aquello que lleva a un camino de autenticidad. Y lo siento como un camino pues es una vivencia dentro de un proceso, un pasito a pasito que no siempre puedo llevar a la práctica pero que resulta tremendamente gratificante cuando logro estar desde su mirada clara.

La unión con lo sincero es, ante todo, un regalo de libertad. Es el encuentro que permite un darse cuenta que va mucho más allá de la forma, incluso más allá de lo esperado o lo deseable. Al generarse ese vínculo, lo que Es se revela amplio, sin adornos, permitiendo que nos entreguemos a una realidad que, poco a poco, va sanando y liberando de ataduras que nos someten. Rescatando las palabras del sabio: “La Verdad me hace libre”. Sigue leyendo

Yoga en días oscuros

Cuando aparecen las sombras

Uno de los grandes beneficios del yoga es el aporte de conciencia a nivel integral para nuestro cotidiano. Y ya sabemos que en ese cotidiano a veces aparecen días nublados, días con una carga añadida de conflictos, pesadez, angustia y preocupaciones. Sí, días que nos encantaría borrar del calendario, pero que ahí están, evidenciándose.

En mi tierra hay una expresión que me encanta que dice “lo que éh, éh”, que si lo traducimos desde el granaino vendría a ser: “lo que es, es” ;-). Me alucina la sabiduría que contiene esta sencilla frase, aunque creo que me alucina más cuánto nos empeñamos en negar ciertas realidades, como puede ser, estar en uno de esos momentos más sombríos. Sigue leyendo